Consolación 350

     1.667. El niño Hechizado Carlos II, último de los Habsburgo, sólo tiene 6 años, y reina bajo la regencia de su madre, Doña Mariana de Austria. Es plena época dorada en la carrera de Indias; numerosos indianos de nuestra costa hacen fortuna en el Nuevo Mundo, cuyo encuentro con el Viejo se produjo, hace hoy, 525 años. La Fe de aquellos navegantes, y su deseo de aportar a sus villas, los llevó a la fundación de importantes obras pías, como la Ermita que marca el norte de Cartaya. Fe, mar, Esperanza, Consuelo.

     1.667. Institución de los cultos principales en honor y gloria a Nuestra Señora de Consolación, en la Festividad del Dulce Nombre de María. Dulce Nombre, nombre dulce, materno, cartayero.

     Año de Nuestro Señor, Aquél de la Verdadera Cruz, 2.017. 350 septiembres con aroma a nardos; 350 felicitaciones a Nuestra Madre, Aquélla que lleva el siempre Dulce Nombre de Consolación.

Monición de entrada de la Hdad. Vera+Cruz para su participación en la novena, y fotografías al altar de cultos en la Parroquia de San Pedro (imágenes con derechos; no usar sin permiso del autor). Consolación 2017.

 

Anuncios

Angustias Coronada, 25 años

En el marco del V Centenario del Descubrimiento y Evangelización de América, varias imágenes marianas de la Costa de Huelva fueron coronadas canónicamente debido a la aportación de sus pueblos en el hito descubridor. En el caso de Ayamonte, Nuestra Señora de las Angustias fue coronada el 25 de julio de aquel americanista año de 1992, en La Ribera.

Antes de ser coronada, la Patrona de la ciudad fue llevada en peregrinación por los barrios ayamontinos, permaneciendo durante un mes en sus diferentes parroquias. Todo un programa de peregrinaciones extraordinarias que este año 2017, 25 años después, se ha repetido en la localidad fronteriza durante el mes de mayo, mes de María. De este modo, en Ayamonte se ha vivido uno de los acontecimientos más destacados del panorama onubense de este año, en el cual celebramos el 525 Aniversario del Encuentro entre dos Mundos.

Entre el 28 de abril y el 27 de mayo, la Virgen de las Angustias ha visitado sus barrios uno por uno, como ya lo hiciese hace 25 años, aunque con una novedad: la inclusión de Pozo del Camino. He aquí las galerías de algunos de los traslados:

TERCER TRASLADO, AYAMONTE – POZO DEL CAMINO (1 de mayo):

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

CUARTO TRASLADO, POZO DEL CAMINO – EL BANDERÍN (6 de mayo):

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

FEDERICO MAYO, DETALLES:

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

FEDERICO MAYO. MISA DE DESPEDIDA (9 de mayo):

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

OCTAVO TRASLADO, PUNTA DEL MORAL – LA VILLA (21 de mayo):

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

TRASLADO FINAL, REGRESO LA VILLA – LAS ANGUSTIAS (27 de mayo):

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Patrimonio esquinado

     En el siglo XVIII, un matrimonio británico emigró a los Estados Unidos de América, donde hicieron una nueva y patriótica vida. Patriótica hasta el punto de convertirse en fans números uno del primer presidente estadounidense (nótese que digo “estadounidense” y no “americano”) y bautizar a su hijo con parte de su nombre: Washington Irving. Irving se formó como humanista romántico, y se mudó a España por un encargo de su gobierno de estudiar los documentos relativos a la colonización del Nuevo Mundo que se hallaban en la biblioteca de El Escorial. Vino, y se enamoró de España, especialmente del legado andalusí, como buen romántico que era.

   En 1829, Irving decidió tomarse un ‘break’ para explorar estas tierras del sur que tanto interés le despertaban, eligiendo como punto de inicio y final de su ruta las ciudades de Sevilla y Granada respectivamente. Así, a dicha ruta se la conoce hoy como Ruta de Washington Irving, aunque fue ampliada hace pocos años con la inclusión de Huelva gracias a que en 1898 volvió el escritor para visitar la Cuna de América: Santa María de La Rábida.

   El trayecto fue recto, pero sirvió para potenciar de cara al mundo la increíble belleza de Andalucía desde el oeste al este. La grandeza de su Historia y de su patrimonio. El proyecto “Patrimonio esquinado” es mi visión personal de algunos rincones andaluces, basada en la composición de imágenes a base de líneas y formas geométricas. Es el fruto de una manía fotográfica: jugar con las líneas, y punto; por puro placer, sin más. Una forma muy personal de interpretar el patrimonio material. No obstante, no todas las imágenes de las siguientes galerías han sido compuestas así, pues resultaría demasiado tedioso; incluso agobiante.

   ¿Comenzamos el viaje?

PROVINCIA DE CÁDIZ

Arcos de la Frontera

   El ARX-ARCIS romano es hoy una impresionante ciudad de algo más de 34.000 habitantes a 185 msnm cuyo casco antiguo sigue manteniendo el trazado árabe que le da identidad. Callejones estrechísimos, a veces caprichosos, que guardan elementos patrimoniales de primer nivel. Rincones que, sin lugar a dudas, dejarían con la boca abierta al Sabio Alfonsito cuando retomó la ciudad para manos cristianas a mediados del s. XIII. ¡Fuera mezquitas, adelante iglesias! Y el conjunto blanco arábigo vió brotar de sus cimientos nuevos templos cristianos en estilo gótico-mudéjar, al gusto del momento post-reconquista. Templos como Santa María y San Pedro que, debido a ese brutal escalofrío que la Ibérica sintio el Día de Difuntos de 1755, vieron sus apéndices rehechos al gusto barroco.

   Época de reconstrucción, y también de expansión extramuros. Se desparramaba el caserío, ahora sin miedo, por fuera de la vieja medina. Nuevos barrios como la Corredera nacían para alojamiento burgués. Y aquí, en la Corredera, un monumento desde 2008 a la Semana Santa arcense. Pues no todo es patrimonio material…

 

PROVINCIA DE JAÉN

Baeza

   Al Rey Santo le costó 2 años tomar la Bayyasa musulmana (1225 a 1227). Como todos los reyes de Reconquista, entregó la ciudad a los nobles que lo hubieron apoyado en la contienda, y en el caso de este enclave del olivar jiennense, aquí los nobles se hicieron fuertes, poderosos, y tremendamente enemigos entre ellos por obtener el control de la ciudad. Los Benavide y los Carvajal protagonizaron grandes disputas por el poder, pero fruto de ello, la ciudad fue ganando en una majestuosidad sin par. Hasta el punto de tener un conjunto renacentista de tal índole que la UNESCO lo premió con la concesión del título Patrimonio de la Humanidad.

   Los Benavide contrataron a Andrés de Vandelvira para que diseñase la capilla funeraria familiar, San Francisco, de la que ya poco más queda aparte del falso esqueleto metálico de un pañuelo. Sí, un pañuelo, pues el artista de Jaén gustaba de cubrir sus construcciones con bóvedas vahídas que estéticamente pueden compararse al efecto de pañuelos clavados por sus cuatro esquinas mientras soportan soplidos de aire desde abajo. Obras valientes de arte que también se pueden observar en el interior de la Catedral de la Natividad de María.

   Y es que la tierra de Jaén era de gente sabia, tanto que el Papa Pablo III ordenó la institución de una universidad menor en Baeza en el s. XVI. Lo que no se esperaba Pablito era que sus docentes defendiesen al Hombre como medida de todas las cosas, un pensamiento humanista clave para entender el Renacimiento; y la “Santa” Inquisión acabó por ensombrecer la vida de esta Universidad al acusar culto demoníaco. Juan de Ávila, por ejemplo, lo sufrió. Nació en el XVI como universidad menor; es en el XXI museo; y durante su larga vida fue incluso centro de enseñanza secundaria donde Antonio Machado enseñó gramática francesa. “Campo de Baeza, soñaré contigo cuando no te vea”.

Úbeda

   Sobre un fértil alcor, en el centro exacto de la provincia de Jaén, Úbeda ofrece uno de los más sensacionales conjuntos renacentistas de Europa, aunque con la planta de la musulmana Ubbadat al-Arab. Así, sobre un trazado árabe se levantaron durante el Cinquecento tremendos palacios para señores que quisieron imitar la Italia del aquel siglo XVI. Uno de ellos fue el Secretario de Estado Juan Vázquez de Molina, para quien Andrés de Vandelvira realizó una residencia al más puro estilo italiano. No obstante, Vázquez de Molina nunca llegó a residir en él, y con el tiempo fue convertido en convento de monjas dominicas; hoy Ayuntamiento. Como si aún estuviese midiendo su obra, el arquitecto de Albacete aparece en un rincón de la Plaza observando el edificio. Plaza que lleva el nombre del secretario y que, según dicen, es una de los conjuntos renacentistas más bellos del continente europeo; en Andalucía, “ahí es ná”.

   Andrés de Vandelvira aprendió el oficio de su padre, Pedro de Vandelvira, quien se formó en Italia y fue, de este modo, el auténtico encargado de traer a España la moda italiana. Pero Andrés siguió evolucionando el estilo hasta retorcerlo al extremo manierista. El Manierismo es… es como los rizos de David Bisbal; es decir: es cuando algo gusta tanto que tiende a la exageración de tanto que se acentúa o se sobreactúa. Sí, Bisbal con aquellos ricitos encantadores que acabaron convirtiéndose en extravagantes tirabuzones.

   Muchas manías manieristas son la que se practicó Andrés, por ejemplo, en la Sacra Capilla del Salvador, panteón privado que le pidió Francisco de los Cobos, secretario personal del Emperador Carlos. Los manieristas gustaban, entre otras cosas, de balcones y puertas en esquina, como si no hubiese espacio suficiente en los muros planos… y esa búsqueda de los cinco pies al gato es fácil verla en muchos de los palacios ubetenses. En las imágenes de esta nueva galería, dos torres “esquinadas” de diferentes palacios: Palacio de ManceraPalacio de Guadiana.

PROVINCIA DE MÁLAGA

Antequera

   La vieja ANTICARIA latina quiso ser capital andaluza, pero no pudo competir contra Sevilla, “mi arma”. A la despensa de Málaga le faltó algo que no puedo sustituir con monumentos: un río navegable, un puerto de interior. Pero la antequerana no se siente pequeña y se alza sobre un promontorio que domina el Valle presumiendo de un legado excepcional basado en piezas de casi cualquier época, con especial relevancia de las dieciochescas. Como sus curiosas capillas-tribuna, construcciones esquinadas en bifurcaciones para que el sensato o el insensato ore a cualquier hora aunque los templos estén cerrados. De especial belleza es, por ejemplo, la Tribuna del Socorro, en la Plaza del Portichuelo.

   Entramos así en Antequera por su elevado sur, a la sombra de una alcazaba que se vio enriquecida con edificaciones circundantes en los tiempos en que el Renacimiento, de sentimiento humano, acabó con el rancio gótico que tanto recordaba la onmipotencia de Dios. No obstante, aunque el renacentista fue un estilo nacido para uso civil (contrario al gótico de uso religioso), finalmente la Iglesia se subió al carro de la moda italiana. De hecho, la Colegiata de Santa María La Mayor es el primer templo renacentista de Andalucía, construido durante la primera mitad del XVI, y que en una de las imágenes se puede ver enmarcado por el Arco del Gigante, pensado para que lo pueda cruzar cualquier tipo de 7 metros de altura. En la construcción de ambos monumentos se emplearon restos de la desaparecida ciudad romana de SINGILIA BARBA, en un alarde de historicidad  muy en la línea de la metalidad renacentista.

   Pero las alturas de las Almenillas resultaron “despegadas” del pueblo, y en 1692 se mudó el Cabildo Colegial a otro templo en el corazón antequerano: Colegiata de San Sebastián, a donde se trasladó toda la riqueza mueble de la primera sede. Resulta llamativa su torre, rematada por el Ángel Custodio que, gracias a su color, hace tanto de veleta como de faro terrestre. Altivo Angelote que compite en protagonismo con el mismísimo Fernando I de Aragón, tío-abuelo de La Católica que, por retomar la ciudad, tiene un lugar de honor en el centro del Coso Viejo, al lado del musealizado Palacio de Nájera.

   Enamorarse de Antequera es demasiado fácil, pues Antequera es tan bella como la hija intocable de aquel musulmán… En otra ocasión te hablaré de la Peña de los Enamorados.

 

El Torcal de Antequera

   Protegido como Paraje Natural desde 1989, este espacio que ocupa el centro de la provincia malagueña es parte del arco calizo de las sierras subbéticas. Pertenece casi en su totalidad al término municipal de Antequera, al sur de la ciudad. Y no es demasiado grande, sólo 11,7 Km2. Eso sí, su valor es altísimo por ser uno de los paisajes cársticos más raros de Europa. Es un conjunto de rocas calizas que fueron marinas en el período jurásico, hace unos 150 millones de años. Los materiales depositados en el mar emergieron por un plegamiento alpino, y más adelante se agrietaron y fracturaron formando “callejones” o “corredores”. Desde aquel momento, el conjunto quedó expuesto a una erosión que le propinó formas esculturales, mayormente a modo de platos apilados.

   Existe un centro de visitantes en el que ver, si la niebla no te lo permite en vivo, las maravillas de un escenario de cuento. Hay más de 40 días al año de niebla en El Torcal. Déjame volver uno de los restantes 325 para luego poder mostrarte qué hay detrás de esa cortina de humedad. O mejor: ¡ve y compruébalo tú mismo!

 

Málaga

   Al llegar a la desembocadura del Guadalmedina, los fenicios entendieron que no era necesario introducirse en esta lejana tierra para comprar el metal que los locales fabricaban; bastaba con una colonia al final de la vía fluvial por la que se bajaba el producto desde la Bombonera. Pusieron el asentamiento bajo la protección de Melqart, Dios supremo de la ciudad de Tiro, el eterno enamorado de Astarté. De su nombre, “Rey de la Ciudad”, la actual Málaga. Ciudad mediterránea bañada por el sol y coloreada por exóticos jardines que asoman al Puerto y que fueron concebidos para recreo de la aristocracia decimonónica. En ellos, me asombra el palo borracho, árbol americano de pezones punzantes que colorea la Costa del Sol con flores que me recuerdan a las orquídeas. Árboles que se entremezclan con gusto en el impetuoso palmeral de la Málaga portuaria, de la Málaga ensanchada con amplias alamedas y edificios notables como el Ayuntamiento, o la Aduana (hoy Museo de Bellas Artes), entre otros.

   Qué pena que te llamen “La Manquita”, como si fueras la tullida de 8 hermanas. Seguramente Isabel y Fernando no hubiesen querido nunca ese apodo para ti cuando te concibieron, Catedral, pues nunca imaginaron que tu torre sur quedaría inacabada. ¿O acaso es piropo?…

 

Descansa los pies por un tiempo. Repón fuerzas, pues pronto te llevaré por Granada…

Magnas I (2013 a 2017)

Magna Mariana en Cádiz por el 150 Aniversario del Patronazgo de la Virgen del Rosario; 24 Junio 2017:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Magna Mariana en Marchena (Sevilla) por el IV Centenario del Voto Concepcionista; 18 Septiembre 2016:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Acto Misericordioso en Huelva por el Año de la Misericordia; 17 Septiembre 2016:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Magna Mariana en Ayamonte (Huelva) por el 75 Aniversario de la Agrupación de Cofradías; 25 Junio 2016:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Magna Mariana “REGINA MATER” en Córdoba por el 775 Aniversario de la Catedral; 27 Junio 2015:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Via Lucis Mariano en Jerez de la Frontera (Cádiz) por el Año de la Fe; 20 Abril 2013:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Las alturas de mi pueblo

cartaya-torres-web

     En 2017 se cumplirán 600 años del inicio de la construcción más antigua de Cartaya: el Castillo de los Zúñiga, levantado para que Don Pedro de Zúñiga controlase el paso de la Barca, punto clave y límite entre los marquesados de Gibraleón y Ayamonte. Así, podríamos decir que la propia ciudad cumple su VI Centenario.

     Tras el primer edificio militar, Don Pedro ordenó la construcción de una iglesia mudéjar bajo la advocación del Apóstol San Pedro, aunque el templo actual responde más bien a la ampliación que se le practicó en el siglo XVI, en plena centuria del Renacimiento.

     Eran épocas de esplendor gracias a la explotación colonial, jugando por tanto con ventaja las poblaciones con puerto. Pero los puertos se convirtieron en armas de doble filo cuando los piratas berberiscos se decidieron a atacarlos al saberlos puertas de entrada de riquezas a una vieja Al-Andalus que perdieron algunos siglos atrás. Atacaban, saqueaban… y apresaban cristianos. Por lo que se instaló en zonas conflictivas la aragonesa orden mercedaria, ya que sus frailes se dedicaban a la redención de presos. Así las cosas, y por la presencia del hoy desaparecido Puerto de La Ribera sobre un brazo del río Piedras, el Convento de la Merced fue levantado aquí en el s. XVII. Curiosa resulta su torre con chapitel bulboso con cierto gusto portugués.

     Con las torres de estos edificios queda delimitado el caso antiguo de Cartaya, en cuyo centro nos quedaría una altura más moderna, ya del propio siglo XX: Casa de la Cultura. Aunque el edificio fue obrado en épocas antiguas y ha gozado de diferentes usos, la última remodelación la realizó Alberto Balbontín (el mismo arquitecto que diseñó la actual Ermita del Rocío) en un estilo que bien casa con el pretendido Renacimiento del casco urbano.